Picture
El área de puntos negros, cuyo nacimiento y evolución fueron seguidos por los
astrónomos, ocupa más de 20.000 kilómetros.

Investigadores de la Universidad británica de
Central Lancashire
han seguido el nacimiento de uno de los fenómenos que más
inquietan a los astrofísicos, una gigantesca mancha sobre la superficie
del Sol. Durante varias horas, los científicos observaron el desarrollo
del punto negro, una región con una intensa actividad magnética que, después de
sus primeras señales, creció hasta aparecer ante sus asombrados ojos como un
inmenso borrón de 20.000 kilómetros de ancho, mayor que el diámetro de la
Tierra. Los detalles del estudio han sido descritos en la Reunión Nacional de
Astronomía que se celebra estos días en Llandudno (Gales).
Los
científicos trabajaron con las imágenes obtenidas por el
Observatorio Solar de la
NASA
(SDO, por sus siglas en inglés). La mancha solar emergente
fue detectada por primera vez a las 19.00 (hora peninsular española) del 30 de
mayo de 2010 por los instrumentos del telescopio espacial dedicados a medir la
intensidad magnética del disco solar. Las primeras señales eran pequeñas manchas
de campo magnético positivo y negativo, separadas por unos nada desdeñables
7.000 kilómetros.


Cinco
horas después de la aparición de las primeras señales, la perturbación magnética
había crecido alrededor de 20.000 kilómetros de diámetro. «A las 20.00 horas del
1 de junio, las manchas solares ya habían aparecido», explica Stephane Regnier,
responsable de la investigación. 
 
 
Las  observaciones del SDO también permitieron a Regnier  estudiar mediciones de
temperatura que van de 50.000 a 10 millones de grados Celsius de un segundo a
otro. «En todos los rangos de temperatura, pudimos ver el área emergente como un
tubo magnético que está muy caliente en sus extremos y bien delimitado del
material que lo rodea», explica Regnier. «Cómo las manchas solares nacen,
evolucionan y mueren sigue siendo una preocupación para los físicos
solares y uno de los temas más interesantes es entender cómo estos tubos
magnéticos pueden surgir de debajo de la superficie del Sol y empujar a través
de la atmósfera caliente», añade.



This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
 


Comments




Leave a Reply