El primer ministro en funciones del Líbano, Saad Hariri, denunció la "injerencia flagrante" de Irán en los países del mundo árabe y en concreto en el Líbano, donde crece la influencia del grupo chií Hezbollah. En la apertura del Foro Líbano-Saudita, celebrada en un hotel de Beirut, Hariri lamentó que "el Líbano y varios países árabes, en el Golfo y fuera de él, sufren la injerencia flagrante iraní en el mundo árabe, en los planos político, económico y de seguridad".

El primer ministro en funciones resaltó que "uno de los mayores retos" de la región es hacer frente a "la desenfrenada infiltración iraní en el tejido social del mundo árabe".

Hariri hizo referencia a la creciente influencia de Irán en la región y precisó: "Todos somos testigos de las acciones que emprenden para suscitar pasiones confesionales y sectarias para hacer del Líbano, Baréin y de la región del Golfo un campo para extender su influencia política y de seguridad".

Por otro lado, el mandatario aseguró que los países árabes nunca han mostrado "adversidad" hacia Irán, sino que "han adoptado una política juiciosa y responsable tomando en consideración que es un país amigo y hermano" pero lamentó que

los iraníes "han percibido esta actitud como un signo de debilidad y capitulación".

"Prueba de ello es lo que se ha producido en el Líbano y después en Baréin y en otros países árabes", agregó en alusión a las acusaciones Bareiníes de que Teherán está detrás de las protestas protagonizadas por la mayoría chií del pequeño país y por la cada vez mayor influencia de Hezbollah en la política libanesa.

Hariri agregó que "el secuestro progresivo de las sociedades árabes, cualquiera que sea el eslogan utilizado, no beneficia a Irán ni a las relaciones árabes-iraníes".

"Nosotros en el Líbano no aceptamos ser un protectorado iraní, como tampoco que lo sean nuestros hermanos en Baréin, Kuwait o cualquier otro país", defendió Hariri.

Asimismo, el primer ministro responsabilizó a Israel del "caos regional" por suscitar "violencia y perturbaciones en diferentes direcciones", lo que ha obligado al Líbano a pagar "un pesado tributo a través de guerras destructivas y agresiones que infligieron grandes daños e importantes pérdidas" económicas.

El pasado día 3 los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) mostraron durante una reunión extraordinaria celebrada en Riad su condena a lo que consideran una "clara intromisión" de Irán en los asuntos internos de Kuwait y Baréin. EFE
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Oriente_Medio/36540/

 


Comments




Leave a Reply